El presunto agresor del enfermero de Pediatría se enfrenta a tres años de prisión

El padre de paciente está acusado de los delitos de atentado y de lesiones.
El Juzgado de Instrucción nº 2 celebró ayer la vista por la presunta agresión cometida este domingo por el padre de un paciente de la planta de Pediatría contra un enfermero asignado a este servicio en el Hospital Universitario del Instituto Nacional de Gestión Sanitaria (Inglesa).

image

Los servicios jurídicos de la institución responsable de la sanidad asistencial representaron al DUE en este procedimiento de juicio rápido, el cual concluyó sin conformidad entre las partes implicadas en el suceso. Ante esa falta de acuerdo, el juicio se celebrará finalmente en el Penal nº 1 en próximas fechas.

El supuesto atacante del trabajador sanitario, informó Ingesa, está acusado de un delito de atentado y otro de lesiones. Si hubiese habido conformidad, prosiguió este organismo, conllevaría una reducción de la pena pero, al ir a juicio, se enfrenta a dos años de prisión por delito de atentado y a un tercero por lesiones.
Los hechos sobre los que el juez dirimirá ocurrieron el domingo pasado. Según pudo conocer este periódico de fuentes próximas al incidente en Pediatría, el matrimonio que acompañaba a su hijo hospitalizado, presuntamente, mantenía una discusión que acabó con el acusado saliendo de la habitación y dando un portazo. A continuación, se dirigió a la sala de estar de los enfermeros, donde ocurrió el encontronazo entre ambos. 

Ante las molestias que, al parecer, habría ocasionado y podría seguir causando al resto de ingresados en esta área infantil, el enfermero solicitó al padre que hiciera menos ruido por el bienestar de los pequeños. El círculo cercano al DUE explicó que el supuesto agresor le habría cogido del cuello y éste habría intentado zafarse.

La intervención de los vigilantes de seguridad privada encauzó la situación que, de acuerdo con las mismas fuentes, logró calmar los ánimos e invitaron al progenitor a abandonar el recinto hospitalario. Acto seguido telefonearon a la Policía Nacional, que se presentó en Pediatría para tomar declaración a los presentes.        

Ingesa fue pionero en la aplicación de los artículos 550 y 551 del Código Penal en el ámbito sanitario, de modo que reconoce a su personal como autoridad pública, es decir, que cuando se produce una agresión no sea tratada como falta sino como este tipo de delito. El protocolo de atención se activa en el momento que se notifica la agresión a la dirección del centro y el técnico letrado del Ingesa ofrece apoyo jurídico al sanitario. La institución tiene que apoyar su demanda para que la Fiscalía lo considere delito contra la autoridad.

Fuente El Faro Digital

OBSERVACIÓN: La Información ofrecida ha sido obtenida mediante un sistema de búsqueda en Internet. Su titularidad corresponde a la Web de origen “Fuente” salvo lo dispuesto en la misma.

@Vigtorre
http://www.vigilanteseguridadprivada.wordpress.com

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s