Recuperado esta mañana el cuerpo de un vigilante del puerto deportivo flotando en aguas de la dársena

Efectivos de seguridad y emergencias lo buscaron desde las ocho al encontrar en tierra ropa y efectos personales

Fuerzas de seguridad y emergencias recuperaron esta mañana el cuerpo de un vigilante del puerto deportivo coruñés, que apareció flotando en aguas de la dársena en la zona más próxima a la torre de control. En torno a as ocho de la mañana los efectivos se desplazaron hasta la zona, al ser hallada la ropa y objetos personales del hombre, por lo que se procedió a buscarlo en el mar. La Guardia Civil investiga si se trata de un suicidio.

Fuente

@Vigtorre
http://www.vigilanteseguridadprivada.wordpress.com

Anuncios

Técnicas de cacheo

image

En el post de hoy vamos a desmenuzar las técnicas más comunes para realizar un cacheo para que seáis vosotros mismos los que elijáis la mejor y más conveniente para cada situación.

Hola a todos, en el post anterior vimos un poco que es el cacheo en el ámbito policial y los laberintos legales que puede acarrear el mismo.

Así que en el post de hoy vamos a desmenuzar las técnicas más comunes para realizar un cacheo para que seáis vosotros mismos los que elijáis la mejor y más conveniente para cada situación.

Bueno, lo primero que tenemos que considerar cuando realizamos un cacheo es que vamos a abandonar la distancia de seguridad y eso es un serio problema en el que para combatirlo debemos de poner al individuo a cachear en una situación de desventaja física. Esta situación ayudará a anticiparnos ante cualquier gesto de agresión del individuo, lo más indicado es utilizar el desequilibrio del individuo como un método de desventaja física sobre el mismo.

La desventaja sobre el cacheado debe de ser no solo física si no también verbal. Nunca se hacen peticiones al individuo a cachear si no que con un tono claro y preciso se le dan las ordenes necesarias para realizar el cacheo.

Los factores que siempre debemos de tener en cuenta para la elección de una técnica de cacheo son los siguientes: el sitio o lugar y el número de individuos a cachear por el ratio de agentes, funcionarios o vigilantes que van a realizar el cacheo.

CACHEO SOBRE UN APOYO

image

En la vía pública los cacheos más habituales y también los más seguros son los que se realizan contra un muro o contra el lateral de un vehículo y son realizados por dos o más efectivos.

Un efectivo realizará el cacheo y el otro garantizará la seguridad de la acción, también puede realizarse por una sola persona, pero en este caso las precauciones a tomar deben de ser las máximas.

Las ordenes que se darán al individuo a cachear serán las siguiente:

–       Sitúese a metro y medio (aproximadamente) frente a la pared o lateral del vehículo.

–       Abra las manos y levante los brazos lo máximo posible.

–       Abra las piernas lo máximo posible y apoye las palmas de sus manos en el muro o vehículo.

–       Se le indicará al cacheado que mire siempre hacia el lado contrario al que nos encontramos.

El efectivo que realiza el cacheo debe de colocarse detrás del individuo a cachear o en el costado del mismo manteniendo su pie en una posición que permita desestabilizar al individuo ante cualquier intento de agresión.

Si es necesario que los efectivos intercambien posiciones durante el cacheo, la persona que esta realizando el registro nunca debe de cruzarse por delante de la que esta asegurando la acción.

CACHEO SIN APOYO

image

Cuando realizamos un cacheo pero no tenemos ni vehículo ni muro donde poder realizar el apoyo de la persona a cachear, se realiza el cacheo de la misma forma anteriormente descrita con la diferencia en las siguientes ordenes:

–       Abra las manos y levante los brazos lo máximo posible.

–       Abra las piernas lo máximo posible y cruce los dedos de sus manos detrás de su cabeza (el agente, vigilante, … que realice el cacheo debe de sujetar con una mano las manos entrelazadas del individuo mientras realiza el cacheo).

–       Se le indicará al cacheado que mire siempre hacia el lado contrario al que nos encontramos.

CACHEO MÚLTIPLE

image

Cuando cacheamos a más de un individuo surgen muchísimas técnicas y métodos como puede ser el cacheo en cruz, el cacheo sobre solo dos apoyos, ….

Lo más importante a tener en cuenta en esta situación es que la persona que realiza el cacheo nunca puede quedar entre dos individuos a cachear, y lógicamente nunca puede cruzarse por delante de la persona encargada de asegurar el cacheo.

Adentrémonos un poco más, se distinguen dos tiempos para el cacheo. En el primer tiempo se recorre el cuerpo del individuo palpándolo superficialmente, y en el segundo de forma más minuciosa de forma que pasamos como mínimo dos veces por la  misma zona.

Dependiendo de la fuente a consultar nos dicen de empezar el cacheo por la cabeza, otros comentan de empezarlo por el tobillo derecho, etc…

Para mí, el método más eficaz es el siguiente, empezamos por la cintura hacia las manos, bajamos hacia el cuello, espalda, cintura, piernas, tobillos, y volvemos a subir hacia la cintura, de esa manera pasaremos dos veces por el mismo sitio y por una zona tan caliente como la cintura pasamos incluso tres.

En cuanto a la cabeza y pelo del individuo, yo soy partidario de agitarlo con un bolígrafo.

Debemos de tener muy claras las precauciones a tomar sobre todo cuando nuestra mano esta cerca de la boca del individuo en cuestión.

Y siempre deberíamos de cubrir nuestras manos con unos guantes anti- corte de calidad que permitan tener el tacto suficiente para realizar el cacheo. E incluso, con determinados individuos como toxicómanos, el cacheo debería realizarse con guantes anti-pinchazo y evitar así el contagio de graves enfermedades.

Otro error muy común es finalizar el cacheo ante la aparición de un arma, o elemento ilícito. El cacheo finalizara cuando nos aseguramos de que pasamos dos veces por la misma zona sin encontrar nada.

Cuando encontremos algo ilícito, como un arma, debemos de colocarlo en el suelo detrás de nuestras botas y continuar con el registro a la persona, ya que puede portar más de un arma o elemento prohibido.

En el post de hoy hemos visto dos situaciones de cacheo muy similares, en futuros post veremos otras situaciones de cacheo bien distintas, para que de esa forma y con vuestras aportaciones se encuentre la mejor formula para realizar cacheos.

Fuente Tacti-K Materiales

@Vigtorre
http://www.vigilanteseguridadprivada.wordpress.com

¿Son legales los cacheos?

La primera pregunta y o duda que surge en este tema es la siguiente: ¿Son legales todos  los cacheos?

image

¿SON LEGALES LOS CACHEOS?

Hola a todos, en el post de hoy mi pretensión inicial era describir los tipos y técnicas de cacheos que existen y entre todos buscar el más adecuado para cada situación y persona.

Pero vi que la primera pregunta y o duda que surge en este tema es la siguiente: ¿Son legales los cacheos?. Bueno, pues vamos a intentar dar una buena respuesta a la misma, que me encantaría que se completase con vuestras respuestas y opiniones personales.

El registro es examinar con esmero para descubrir algo que puede estar oculto. Con lo cual entendemos que el cacheo es el registro de una persona con el objeto de determinar si porta drogas, armas, o cualquier objeto incriminatorio.

Nuestra reglamentación siempre habla de cacheos y entiende que es una técnica primordial muy eficaz, pero que solamente los funcionarios policiales pueden realizar.

image

Vamos como siempre, a ver un poco la historia del cacheo. Estas técnicas aunque no tan depuradas comienzan a ser habituales prácticamente con la aparición de los primeros estamentos policiales, aunque yo diría que incluso antes, ya que antiguamente entre grupos tribales contrarios se registraban los enseres y cuerpos del enemigo vencido en busca de armas, y sobre todo de botines.

En nuestro país el primer antecedente que legitima el registro de personas en el ámbito policial es artículo 282 de la Ley de Enjuiciamiento Criminal que dice exactamente: “La Policía judicial tiene por objeto y será obligación de todos los que la componen, (…), las diligencias necesarias para comprobarlos y descubrir a los delincuentes, y recoger todos los efectos, instrumentos o pruebas del delito de cuya desaparición hubiere peligro, poniéndolos a disposición de la Autoridad Judicial.”.

A la justificación anterior se le unen otras muchas a partir del año 1979, incluso  a nivel europeo en año 1986.

Vamos a bucear un poco en lo más interesante, para saber exactamente cuando la policía puede realizar un cacheo. Tenemos que fijarnos en la Ley Orgánica 1/1992 que tiene por objeto mantener la seguridad ciudadana. Bien, pues las situaciones y actuaciones que se recogen son las siguientes:

Comprobaciones para impedir que en las vías, lugares y establecimientos públicos se porten o utilicen ilegalmente armas, procediendo a su ocupación (art. 18)

Controles preventivos, ocupando preventivamente los efectos o instrumentos susceptibles de ser utilizados para acciones ilegales, dándoles el destino que legalmente proceda (art. 19.1)

Controles selectivos en vías, lugares o establecimientos públicos, al objeto de proceder a la identificación de las personas que transiten o se encuentren en ellos, al registro de los vehículos y al control superficial de los efectos personales (19.2). Estos controles, que tienen por finalidad el descubrimiento y detención de los partícipes en un delito, y la recogida de los instrumentos, efectos o pruebas del mismo deben estar motivados por la existencia de:

-Un hecho delictivo.

-Que cause grave alarma social.

Verificaciones de identidad de personas y realización de comprobaciones en la vía pública o en el lugar donde se hubiere hecho el requerimiento (art. 20)
Todas estas normas coinciden en la necesidad de que la acción del cacheo sea justificada y tenga una finalidad determinada, como así exige el Tribunal Supremo (STS 20.12.93), a la hora de consentir que el Derecho a libertad quede limitado, disponiendo que:

Exista una Norma que ampare la actuación de la Autoridad o sus agentes, requisito este que como hemos visto se cumple por doble partida con las Leyes Orgánicas 2/1986 y 1 /1992.

Se respeten los principios de proporcionalidad y racionalidad. Es decir, que no se rompa el equilibrio entre el derecho y su limitación. Supone una ponderación de los perjuicios que implica la vulneración del derecho.

Todo este conjunto de leyes lo podríamos resumir en tres puntos básicos que nos ayudan a dar validez a un cacheo policial, estos son los siguientes:

1. Tiene que haber una motivación, bien sea por la persona en si misma (que sea conocida por los agentes por sus antecedentes) o por las circunstancias del lugar (por ejemplo, grupos políticamente radicales de opiniones contrarias que concurren el mismo lugar ).

2. Tiene que ponderarse la finalidad del cacheo con la menor intromisión en los Derechos fundamentales del cacheado (es muy difícil encontrar palos de golf en la ropa interior de nadie)

3. Tiene que ser la última medida que adoptemos si hay otras menos restrictivas de Derechos que puedan conseguir el mismo resultado.

EXPLORACIÓN CORPORAL.

Un paso siguiente sería la exploración corporal y existen otros tres puntos que nos ayudan a determinar los limites de esta técnica, todo ello sacado del STC/1994.

1. La intervención corporal no podrá acordarse cuando pueda suponer, objetiva o subjetivamente, para quien tenga la obligación de soportarla, un riesgo o quebranto para la salud.

2. La ejecución de la medida ha de efectuarse por personal sanitario. En el supuesto de intervenciones graves, debe ser personal médico especializado.

3. La práctica de la intervención se ha de llevar a cabo con respeto a la dignidad de la persona, sin que pueda en ningún caso constituir un trato inhumano o degradante.

SEGURIDAD PRIVADA

Ahora vamos con el Kit de la cuestión y el ¿por qué? del título de nuestro post. Cuando los cacheos los realiza el personal de Seguridad Privada siempre nos asalta la duda de si son o no son lícitos estos cacheos.

Si nos fijamos en la ley de Seguridad Privada o en artículos como la Ley 19/2997 que dice exactamente: “contra la violencia, el racismo, la xenofobia y la intolerancia en el Deporte, en su artículo12, se faculta expresamente, al personal de seguridad privada, para realizar registros”.

image

En resumen, lo que faculta a los V.S. en la LSP para realizar registros es este párrafo del artículo 76 : “En el ejercicio de su función de protección de bienes inmuebles así como de las personas que se encuentren en ellos, los vigilantes de seguridad deberán realizar las comprobaciones, registros y prevenciones necesarias para el cumplimiento de su misión.” Y el artículo 11 de la misma ley comenta o narra lo siguiente “ se obliga los miembros de la Seguridad Privada a poner inmediatamente a disposición de los miembros de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad a los delincuentes en relación con el objeto de su protección, así como los instrumentos, efectos y pruebas de los delitos, no pudiendo proceder al interrogatorio de aquéllos”

Todo claro ¿no?, pues no. El dilema nos viene cuando fijándonos en los dos artículos anteriores de la LSP se nos da la situación de hurto en un centro comercial, tienda, establecimiento, etc..

Por un lado, un cacheo en una situación así podría considerarse una actividad indagatoria, con lo cual algo ilegal para el personal de Seguridad Privada. ¿Qué hacemos? ¿Llamamos a la policía?.  Si realizamos el cacheo y este da negativo antes de la llegada de la dotación policial podríamos evitar la privación de libertad del individuo y los problemas que esto puede causarnos.

Personalmente, conseguí arrojar un poco de luz sobre este dilema de un fallo del STS “613/2002” en el que se recoge lo siguiente “nada hay que objetar a la actuación de los vigilantes jurados que intervinieron en los hechos ya que en el ejercicio de sus funciones de seguridad y control para impedir la comisión de hechos delictivos o infracciones dentro del interior del local, que constituía el cometido de sus funciones, invitaron al acusado a que les acompañara a una habitación para proceder a su registro sin que ello fuera observado por los demás clientes y a ello accedió el acusado, registro que se hizo de modo adecuado y proporcionado a la situación que lo motivó como acertadamente se razona por el Tribunal sentenciador y dentro de las facultades que le otorga la normativa sobre seguridad privada y artículos 490 y siguientes de la Ley de Enjuiciamiento Criminal, siendo retenido hasta la llegada de agentes de la Policía a quienes fue entregado tras impedírsele la huida”.

Así que mi conclusión es la siguiente: los V.S. pueden realizar cacheos siempre en el ejercicio de sus funciones pero de forma más limitada que las dotaciones policiales. Esto quiere decir que solo se pueden realizar cacheos de mochilas, bolsas, macutos, … o  cacheos corporales superficiales. Y ya que no se puede realizar el cacheo para indagar, siempre debe de haber una motivación previa, que alguien nos avise del hecho, o que lo veamos, o visionarlo por CCTV, pero debemos de estar muy seguros para cubrirnos las espaldas.

Creo que este Post ha sido muy extenso pero muy necesario antes de avanzar en post siguientes y ver diferentes técnicas de cacheo.

image

Por ello, creo que los cacheos por determinado personal son legales. ¿Pero que es lo correcto en determinados casos como los vistos en Seguridad Privada? ¿Realizar un cacheo cuando se tiene sospechas o incluso certezas? ¿O Privar de libertad al individuo hasta la llegada de la dotación policial?.

Fuente Tacti-K Materiales

@Vigtorre
http://www.vigilanteseguridadprivada.wordpress.com