Juicio a tres policías de Ávila acusados de cobrar ‘mordidas’ de narcotraficantes

Tres policías nacionales se sientan en el banquillo acusados, entre otros delitos, de presunto cohecho. La Fiscalía pide para dos de ellos penas que suman diez años de cárcel. Los hechos que se juzgan ahora en la Audiencia Provincial de Avila se remontan al año 2009.

image

Palacio de Justicia de Ávila

Uno de los acusados, Jesus Ignacio G.V. era entonces Jefe de Seguridad Privada de la Comisaría Provincial de Ávila. Está acusado de delitos relacionados con el tráfico de drogas, conspiración para cometer delito y cohecho y se enfrenta a penas que suman diez años de cárcel. En el juicio se ha escuchado a un traficante de cocaína, José Luis Jiménez, conocido en el mundillo como ‘Emma’, que ha explicado que le pagaba 2.500 euros al mes a cambio de protección y de ayuda en caso de ser detenido. Dijo también que se ofreció a facilitarle cocaína para su venta al menudeo.

Jesus Ignacio G.V. ha negado los hechos y argumenta que el caso obedece a una venganza. Sí reconoció que mantenía una relación de amistad con el traficante. Durante las declaraciones se puso de manifiesto que la acusación tiene documentadas numerosas reuniones entre ambos, tras las cuales, el policía realizaba ingresos en efectivo en su cuenta bancaria.

Para justificar esos ingresos, Jesús Ignacio G. V. aseguró que había vendido una vivienda, guardaba el dinero de la venta en casa, y de vez en cuando hacía ingresos con ese dinero.

Otro de los polícías acusados, Fernando M. B. se enfrenta a penas que suman once años de cárcel por ocho presuntos delitos, como cohecho, prevaricación, revelación de secretos y ayudar a delincuentes a eludir la investigación policial. Está suspendido de empleo y sueldo desde su detención.

El tercer policía, José Manuel M.A., cuya implicación en los hechos es menor, se enfrenta a dos años de cárcel y al pago de multas por presunto cohecho, prevaricación y malversación de caudales públicos. Es el único que continúa en activo.

Los policías comparten banquillo con los dos ‘camellos’ que, a su vez, les acusan de cobrar esas ‘mordidas’ a cambio de amparar su negocio de venta de cocaína. El juicio oral se prolongará hasta el viernes. Entre los testigos están compañeros de la comisaría de policía que pusieron en marcha la investigación tras el soplo de un confidente.

Fuente

@Vigtorre
http://www.vigilanteseguridadprivada.wordpress.com

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s