Seguridad privada en centros penitenciarios

image

JOSÉ LUIS VELASCO, DIRECTOR DE SEGURIDAD Y COMUNICACIÓN DE SECURITAS SEGURIDAD ESPAÑA

Seguridad privada en centros penitenciarios

La ciudadanía ha percibido que la nueva Ley de Seguridad Privada iba a suponer un incremento del negocio de las compañías del sector. Sin embargo, la verdadera clave del triunfo está en la capacidad de adecuación a la realidad después de los largos años de crisis.

Mucho se ha publicado en los medios de comunicación generalistas sobre la nueva Ley de Seguridad Privada y el amplio abanico de nuevos servicios que, a juzgar por la mayoría de informaciones de los citados medios, se abría para las empresas de seguridad privada. En mi opinión, ese es el principal motivo por el cual, en términos generales, la ciudadanía ha percibido que la nueva norma iba a suponer un incremento del negocio de las compañías del sector. Sin embargo, me inclino más por pensar que un eventual aumento de nuestra facturación se deberá más bien a lo capaces que seamos de adecuarnos a la realidad de nuestros clientes después de siete largos años de crisis.

Además, creo que lejos de aclarar las novedades reales de la ley, estas informaciones contribuyeron a generar una confusión que todavía venimos arrastrando hasta la fecha. Es más, algunas de esas cacareadas novedades, desde mi punto de vista, no lo son tanto. Veamos por qué.

Autorización previa

El artículo 41.2 de la citada ley establece que “requerirán autorización previa por parte del órgano competente los siguientes servicios de vigilancia y protección, que se prestarán en coordinación, cuando proceda, con las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad, y de acuerdo con sus instrucciones”; en referencia a los servicios en polígonos industriales y urbanizaciones, en complejos o parques comerciales y de ocio, en acontecimientos culturales, deportivos, etc. (que se desarrollen en vías o espacios públicos), así como en recintos y espacios abiertos que se encuentren delimitados.

Para dilucidar la novedad o no relativa a los nuevos servicios debemos fijarnos también en lo dispuesto en el artículo 41.3, que establece que “cuando así se decida por el órgano competente y cumpliendo estrictamente las órdenes e instrucciones de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad, podrán prestarse los siguientes servicios de vigilancia y protección:

a. Vigilancia perimetral de centros penitenciarios.

b. Vigilancia perimetral de centros de internamiento de extranjeros.

c. Vigilancia de otros edificios o instalaciones de organismos públicos.

d. Participación en la prestación de servicios encomendados a la seguridad pública, complementando la acción policial.

En cuanto a los servicios citados en el artículo 41.2 (a, b y c), no hay grandes novedades, puesto que el sector de la seguridad privada ya venía ofreciendo su protección de manera normalizada, previa autorización, en polígonos industriales, urbanizaciones, complejos comerciales y acontecimientos culturales y deportivos desarrollados en la vía pública. Lo mismo ocurre con algunos de los servicios mencionados en el artículo 41.3, como los centros de internamiento de extranjeros o los edificios o instalaciones de organismos públicos.

image

El artículo 41.2.d, que habla de la “vigilancia y protección en recintos y espacios abiertos que se encuentren delimitados”, sí que puede abrir la puerta a nuevos servicios que el sector venía demandando como la protección de áreas comerciales concretas, situadas en espacios públicos. Al final del artículo se puntualiza que “reglamentariamente se establecerán las condiciones y requisitos para la prestación de estos servicios”, por lo que las empresas del sector aún estamos a la expectativa de ver cómo se desarrolla el reglamento, cuyos textos son los que realmente deben ser una guía para nuestra operativa diaria.

Igualmente novedosa es la posibilidad futura de prestar servicios encomendados a la seguridad pública, complementando la acción policial (41.3.d), aunque aún estamos pendientes de saber quién será el “órgano competente” que ha de decidir esta cuestión que, a priori, podemos definir como un asunto complejo que requerirá mucha concreción a la hora de elaborar el reglamento correspondiente. Queda pendiente saber a qué servicios se refieren y qué entienden por complemento de la acción policial. Por ejemplo, ¿participará el sector de la seguridad privada en la gestión de grandes masas? Son muchos los interrogantes a los que hay que dar respuesta.

Vigilancia de prisiones

Y por fin llegamos a la vigilancia de las prisiones, el único nuevo servicio que, al menos en el caso de mi compañía, ya es una realidad. En este caso, las empresas sí que conocemos quién es el órgano competente, puesto que ha sido el Ministerio del Interior el que ha realizado los concursos oportunos para adjudicar dichos servicios. La Administración Pública, por tanto, ha decidido cuándo, dónde y cómo.

Con todas las dudas suscitadas a raíz de la presencia de seguridad privada en las cárceles, muchas de las cuales han sido publicadas con insistencia en determinados medios, después de seis meses de servicio en centros penitenciarios, en Securitas podemos decir que estamos funcionando normalmente. Mi compañía fue adjudicataria de uno de los cuatro lotes de Servicios de Apoyo a la Seguridad en Centros Penitenciarios del Ministerio del Interior, que consta de 16 centros, ubicados en Asturias, Cantabria, Castilla y León, Galicia y La Rioja. Aproximadamente son 200 los vigilantes de Securitas que ya se están encargando de la protección exterior de estas penitenciarías. Entre las funciones que deben cumplir se encuentran el control de accesos y la gestión del centro de control, tanto el manejo de CCTV como el análisis de las señales de alarma recibidas y la gestión de los medios técnicos disponibles, tal y como establece la ley.

De hecho, conviene recordar a los escépticos que, además de funcionar con normalidad, en los centros penitenciarios no estamos haciendo nada que sea muy distinto a lo que se viene haciendo desde hace años en los aeropuertos, donde no ha desaparecido la Guardia Civil, tal y como auguraban algunos, sino que este Cuerpo de la Seguridad Pública continúa teniendo la responsabilidad del mando interno en este tipo de servicios.

Fuente

@Vigtorre
http://www.vigilanteseguridadprivada.wordpress.com

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s